viernes, 23 de octubre de 2015

Catedral románica de Villeneuve-lès-Magelone

image

Tras la caída del imperio romano y la conquista de los visigodos, se estableció un obispado en la península. Los sarracenos y los francos se disputaron esta tierra durante los siglos siguientes. La catedral renació en el siglo XII a instancias del obispo Arnaud, que mandó construir una muralla fortificada y un puente hasta Villeneuve-lès-Maguelone. La catedral, propiedad de la Iglesia romana, en diversas ocasiones sirvió de asilo a los pontífices que huían de Roma y de Italia. En 1536, la sede episcopal se trasladó a Montpellier.  
Fue un lugar de acogida para las tropas protestantes. En 1632, Richelieu recibió del rey la orden de destruir la fortaleza medieval, “con el fin que los graciosos no puedan valerse de este lugar para perturbar el orden público”. Se transmitió la recomendación de no “afectar a la iglesia y a la vivienda de dicho palacio”.  
Tras el desmantelamiento de las fortificaciones y la destrucción de las torres, solo quedan en pie la catedral mutilada y una modesta casa en la que el sacerdote oficia el servicio religioso. Los últimos fragmentos de los muros y sillares procedentes de las demoliciones sirvieron para la construcción de las paredes del canal del Ródano en Sète.

1 comentario:

Entrada destacada

Vista de la Cité de Carcasona

Cité de Carcasona . La ciudad histórica fortificada de Carcasona en la orilla derecha del Aude, habitual y popularmente llamada simple...